Limpieza con Ultrasonidos

La limpieza por ultrasonidos se basa en el principio de ondas de alta frecuencia (a partir de 20 KHz) producidas en el líquido en el que las piezas se sumergen. La naturaleza de la energía ultrasónica proporciona el empuje físico requerido para romper los enlaces mecánicos e iónicos que establecen las partículas muy pequeñas alojadas en la superficie. Debido a la frecuencia de trabajo y la densidad del líquido, se forman continuas depresiones y sobrepresiones que aparecen y desaparecen en cuestión de microsegundos en el líquido, haciendo implosionar la molécula de agua, aproximadamente 40.000 veces por segundo, produciendo un microcepillado que actúa alrededor de cualquier elemento que se introduzca. Este efecto recibe el nombre de cavitación ultrasónica, y elimina la suciedad de la superficie de las piezas sumergidas incluso en los puntos de más difícil acceso. Puede alcanzar las áreas internas que no son accesibles con otros medios de limpieza.

Cualquier pieza y todo tipo de material y superficie puede limpiarse a través de los ultrasonidos, siempre eligiendo el producto adecuado. Las ventajas  son:

  • Calidad de limpieza microscópica: A través de los ultrasonidos conseguimos una limpieza de máxima calidad a nivel superficial, sin importar que las piezas tengan una difícil configuración o recovecos internos.
  • Limpieza sin riesgos: La limpieza por ultrasonidos, debido a sus características, está considerada como un sistema de limpieza sin riesgos para la persona y el entorno del área de trabajo. Evitamos el uso y contacto con productos peligrosos como disolventes, ácidos y detergentes muy alcalinos.


LOS RESULTADOS

Garantizamos a todos nuestros clientes que sus instrumentos estarán totalmente limpios,
funcionen mejor e igualmente garantizamos que nuestra limpieza no deja los instrumentos sordos.

Contacta con Nosotros